¡Aquí se muere todo el mundo, carajo!

Narración oral escénica.

Público: Adulto.

. A partir de 12 años

Duración: 60 Minutos.

. Este artilugio se adapta a teatros, espacios escénicos y salones de actos.


¡Aquí se muere todo el mundo carajo! 

Producción. Guión. Dirección: Juan Carlos Tacoronte

Narrador: Juan Carlos Tacoronte

Video-Creación: Edu Díaz

Música en directo: Piroska Duque (Música compuesta para esta obra)


Artilugio para hablar de la muerte.

El tono cercano y poético se mezcla con una visión cosmogónica entreverada de humor y profundidad.

Miramos al cielo, a los astros y no caben en nuestra cabeza nuestro universo, pero si el deseo de comprender ¿quiénes somos y dónde estamos?

Un paseo liviano sin solemnidades pero con la profundidad necesaria y el entusiasmo de convocar un espacio alrededor de un fuego imaginario, un fuego encendido entre todas las personas que concurran a su alrededor.

Todos hemos tenido la experiencia de la muerte o la vida.


Espectáculo inscrito en el Circuito Canario Islas de Música. Teatro y Danza. Gobierno de Canarias.


logo gobcan


Juan Carlos Tacoronte se forma como actor en la Escuela de Actores de Canarias, y posteriormente en Barcelona y Madrid. Descubre la Narración Oral Escénica cuando participa en una de las ediciones del Festival Verano de Cuentos en el Municipio del Sauzal, Tenerife, España. Desde esa fecha hasta hoy en día han pasado más de quince años. En sus inicios, comenzó contando cuentos tradicionales de otras culturas y otros autores.


Las mujeres de mi familia narraban la vida como si nada.

Desde el 2006 pone en valor las historias y el legado familiar y cultural de su tierra, unido al paisaje sureño de la isla y la medianía. Lugares entre valles, volcanes y el llano, allí donde se siembra la tierra y el lenguaje.

El patio era –y es– un templo; un pequeño paraíso aquí en la tierra. En él, todas esas mujeres eran las guardianas de la memoria. Fueron ellas las que dieron valor a la palabra dicha; ellas inventaron la esperanza, pájaro de vuelo alto y profundo.

Desde hace más de diez años vengo escribiendo pequeños relatos, que agrupo en “Un Mundo Raro, Un Cuento Chiquito”. En ellos, las historias que oí contar en aquel patio se mezclan con fabulaciones de mi puño y letra, pero siempre envueltas por los matices de una tradición agraria, volcánica, social y humana.

Es justo con cada uno de esos insólitos relatos con los que construyo mi palabrero, un artilugio o cuerpo “cuentil” que inicio con algún poema escénico de mi autoría o de otros autores.


Información. Contacto