No sé qué decir

Mi palabrero es un artilugio que tiene la vocación de embelesar y morder.

El embeleso de la palabra que cautiva y narra la vida cotidiana. Por cualquier cosa, sin que nadie se los espere, se llena esa vida de asombro, alegría, tristeza y dolor. Si nos rompemos porque el golpe ha sido contundente, no hay más remedio que juntar los trozos, amarrarnos con vergüilla y seguir. Hay que seguir creyendo que es posible fabricar la esperanza; que es un pájaro que vuela alto y profundo.

Como Cuentero siento un compromiso profundo con lo que sucede a mí alrededor. La mordida es aquello que sucede cuando en este artilugio, se mezcla lo poético y lo político para convocar una reflexión que nos llene de interrogación y acción para cambiar la realidad.

Hay que hacer un pacto con la vida. “Pasar de las palabras que tanto nos gustan a los hechos. Hay que fabricar algo que nos permita seguir trabajando, incordiando y opinando en la realidad.” (Adaptación de Luis García Montero).

no-se-que-decir-en-el-eliromm-cafe

 

NO SÉ QUÉ DECIR. EN EL ELIROM.