Agarrando la muerte con las manos

La muerte es como nacer, dijo una vez un viajante de los que llegaban en fotingo por la General a los patios, allí tendía su colcha turca y se desparramaba la mercancía. Samir, ese era su nombre, y su bondad llegaba desde la mar hasta la cumbre. Una vez le oí contar lo siguiente: Anónimo.... Seguir leyendo →

Entrada destacada

Cuentos y semillas. El legado que se cultiva.

Los rumbos de la cuentería me llevaron al sur, Adeje estaba de fiestas y en la plaza tenía lugar la X feria de semillas tradicionales de Canarias, y un festival folclórico. Conté en el antiguo atrio del exconvento franciscano, por cierto muy bonito y bien conservado. Llegaron los amigos y gente que no conocía. Las... Seguir leyendo →

Las semillas de padre

En la casa donde crecí, casa de jornaleros allá abajo en el sur; las semillas y las pipas que venían en la matriz de la fruta o la verdura no se tiraban. En la despensa de aquella cocina de tosca amarilla, en botes y pedazos de papel se iban guardando para cuando se ofrecieran. Madre... Seguir leyendo →

En una calle del Festival Máscara

La velada de anoche, dentro de las jornadas del X Festival de Teatro Máscara de Icod de los Vinos, se dio en una calle empedrada al fresco de una noche alumbrada por una luna llena que parecía un sol de medianoche. En la terraza del restaurante El Mortero, que colabora con el festival (Se come... Seguir leyendo →

El encuentro luminoso

“Un mundo raro, un cuento chiquito” llegó a buen puerto en el Teatro Timanfaya. Este lugar no es solo un espacio de gestión cultural y teatral, es algo más. Si tienes la suerte de frecuentarlo, te darás cuenta que es también un oasis, donde puedes conocer a gente maravillosa y estimulante. Lo dirige un corazón... Seguir leyendo →

Lo cotidiano es un pan entre las manos

Cuando el mundo no era más que aquella casa y lo conocido llegaba hasta aquel patio; una matriz donde florecían los geranios, jugaban los hijos y las hijas que llenaban la casa; crecían los árboles que nos acogían bajo su sombra. Mi abuela fue capaz de recrear un paraíso chiquito, aquí en la tierra; y... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑