“Un mundo raro, un cuento chiquito” en la Feria del Libro de Santa Cruz de La Palma

“Un mundo raro, un cuento chiquito” se va a la Feria del Libro de Santa Cruz de La Palma. Allí contaré el día 22 de abril, en la Sala de la Recova, a las siete y media de la tarde, para adultos.

“Un mundo raro, un cuento chiquito” tiene el deseo de convocar el embeleso, contando la vida, porque todas las vidas merecen ser contadas. Crecí en un patio al sur de la isla de Tenerife. Ese lugar era como un pequeño bosque enlatado, allí había una giganta que lo cuidaba. Con sus manos era capaz de recrear un paraíso chiquitito aquí en la tierra. Ella encendía la memoria como quien prende una vela y ahí se queda con su pabilo de fuego azul e hipnotizante.

Un mundo raro, un cuento chiquito en el Regia Comedy

La vida contada en “un mundo raro” es una forma de contar lo cotidiano. Hay ocasiones en las que un acontecimiento hace que todo cobre otro significado y lo asombroso conviva con el día a día. La diferencia entre una cosa y la otra es apenas perceptible, verdad o mentira, ficción o realidad son en la mayoría de las veces difíciles de cribar.

Un mundo raro, un cuento chiquito en el Café ElíRomm

Narración oral escénica. Juan Carlos Tacoronte.

ElíRomm Café. Sábado 8 de Abril a las 22h. Camino Hornera nº 143. Las Chumberas. Información: 922 082 671

Muchos mundos a la vez giran alrededor nuestro y la vida es a veces vertiginosa. El tiempo es una ocurrencia y el misterio está debajo de las piedras; pararse a escuchar un cuento puede ser algo subversivo.

El mundo, nuestro mundo, puede volverse raro y turbador en un instante. Lo asombroso para algunos quizá resulte cotidiano para otros. Con este nuevo artilugio titulado “Un mundo raro, un cuento chiquito” propongo sobre el tapete varios cuentos y otras ocurrencias.

De pequeño, allá abajo en el sur, me quedaba embelesado escuchando a mis mayores hablar a media voz, como si fuera un secreto inconfesable, sobre algo que no podía contarse de cualquier manera. Hablaban de personas y hechos vividos en el tiempo de las cuarterías, de las lámparas de carburo, del patio y del trabajo duro en los campos.

Todo lo que escuché ha servido para construir los cuentos que forman parte de este Palabrero que llevo a escena. Un mundo raro para contar la vida, porque todas las vidas merecen ser contadas.

Los cuentos de “La Morra” en el terrero de Machado

En un terrero de lucha convertido en “La Casa de las Tradiciones”, el Ayuntamiento del Rosario junto a colectivos del pueblo llevan un par de años celebrando las II Jornadas de Tradiciones.

La tradición como memoria o fuego encendido para saber de que lugar venimos y reflexionar conjuntamente sobre que significa ser canario hoy en pleno siglo XXI.

En la velada del día once el plantel era muy bueno, los artistas invitados se entregaron y dieron lo mejor de si.

“Pieles” me sigue emocionando. Marcos Castillo fue un descubrimiento y el resto de los compañeros hicieron que la velada se convirtiera en una travesía muy disfrutada tanto por el público como por parte de los participantes.

Por cierto la cantina con su vino y su carne de fiesta de lujo hizo que todo se rematara de manera genial.

Fotografía: Coro Hernández.