Vértigo

Aquella tarde, papá, regresó a la tumba entristecido, y se puso a limpiar los confines de piedra enmohecida del sepulcro bajo un cielo azul. Allí, en aquel rincón resignado, no llegaba la luz ni el calor del sol, vencido siempre por la espesura de un laurel de Indias. Papá abrillantaba con un trapo el mármol... Seguir leyendo →

Paseando a la perra de mi madre

Esta mañana han dicho en la radio, que en un bosquecillo a las afueras de la ciudad, han encontrado un sueño descuartizado. Al parecer una señora, que paseaba a la perra de su madre, encontró sin comerlo ni beberlo, el luctuoso hallazgo. Sultana, que es así como se llama la cachorra de galga, olisqueó entre... Seguir leyendo →

Onanismo emocional

Cuando la vi, era viernes, lo sé porque todos los viernes tomo café en el Loare. El dueño del bar, hombre de pocas palabras y de mirada desafiante, encendió la televisión y allí estaba ella junto al resto. Eran como doce personas, sentadas mirando directamente a cámara. Las edades iban de 30 a 80 años,... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑