Alumbramiento volador

Su abuela enterró en el patio la vida, justo debajo de las Flores de mundo y la Piel de tigre. Allí, en un rejo de sábana gastada junto a la placenta, la puso bien enterrada para que los perros no la desenterraran. El chiquillo nació prematuro, y andaba la luna llena más rabiosa que nunca... Seguir leyendo →

El viaje de Aylan

El cielo, la mar y la noche venían a ser lo mismo. Aquella oscuridad hecha de trozos parecía un abismo, pero los brazos de mi madre me acogían como si fuera yo un terrón de tierra entre sus raíces de árbol marino a la deriva. El aire mojado nos rociaba la cara y la barca... Seguir leyendo →

El Charco

Llovía sobre la tierra y aquello parecía otro diluvio que venía a anegar toda la tierra que había debajo. Doña Maximiliana Méndez maestra nacional mira por detrás de los vidrios aquel aguacero estrepitoso que parecía un enojo de dios rencoroso con la naturaleza que él mismo había creado. Los más viejos decían que aquella agua... Seguir leyendo →

El Farero

Las olas rompían contra el saliente de pura costumbre, aquello ya parecía más roce y como el roce hace el cariño, saliente y olas parecían lo mismo. La sombra del faro se alargaba sobre la lengua negra y picuda que el volcán dejó tendida sobre aquella orilla de la tierra. Cuando Higinia conoció Cordelio Mudo... Seguir leyendo →

El Dón de Cándido

Cándido Pérez Sierra andaba siempre arreglando las coyunturas, los huesos húmeros, tobillos virados, la erisipela y el mal de ojo pagano. Todo lo aprendió de su tía Encarnación la Indiana que sabía más de la cuenta porque le daba gusto conversar con las almas del purgatorio bendito. Ella fue su madrina de pila, cuando le... Seguir leyendo →

El aplaudidor

Doña Agustina Antúnez de Balboa tenía posibles y una belleza extraña. Había heredado de su padre, don Augusto Antúnez una fortuna bastante rentable. Esta la había hecho trabajando de tosedor profesional y aplaudidor de primera fila en los teatros más importantes, auditorios nacionales y del extranjero. Sus dotes como aplaudidor no tenían comparación. Todo el... Seguir leyendo →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑