La primera vez

La última alma humana que quedaba en aquella remesa era más vieja que Matusalén.

Allí estaba, quieta, parecía un árbol retorcido lleno de nudos. Me acerqué resignado hacia ella mirando alrededor de aquel paraíso desolado.

El alma me invitó a abrir la boca. De repente, se introdujo como un viento intruso deslizándose por mi esófago. Casi me atraganto. Después ya no recuerdo gran cosa. Yo allí, recién llegado, embadurnado y pegajoso, comencé a llorar. Un mundo raro.

Un cuento chiquito. Juan Carlos Tacoronte.

Comentarios

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s