Inexplicable…

Dormida y todo seguía bailando, era tan feliz que su alegría se desbordó de tal manera que toda la casa, la calle e incluso el barrio, quedó inundado de aquella ajena alegría.

El alcalde decretó por los desperfectos, causados por tanta felicidad desparramada, zona catastrófica y mandó a encerrar a Candelaria Machado por reírse más de la cuenta. Un mundo raro

Un cuento chiquito. Juan Carlos Tacoronte.

Comentarios

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s