Inexplicable…

 

Dormida y todo seguía bailando, era tan feliz que su alegría se desbordó de tal manera que toda la casa, la calle e incluso el barrio, quedó inundado de aquella ajena alegría.

El alcalde decretó por los desperfectos, causados por tanta felicidad desparramada, zona catastrófica y mandó a encerrar a Candelaria Machado por reírse más de la cuenta. Un mundo raro

Un cuento chiquito. Juan Carlos Tacoronte.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: