Pasan cosas

“Parriba”
―Y no intentes escabullirte, que no te va a servir de nada ―mascullaba “el rata” tirándose al suelo y agarrando la cuerda de la cometa.
Fue visto y no visto. No pudimos hacer nada. Un golpe de viento se lo llevó por los aires.

Corrimos siguiéndole, sorteando piedras y zarzas, cuando de repente vimos algo más insólito todavía. “El rata” había soltado la cuerda y planeaba como un cernícalo. Así, con los brazos extendidos, fue descendiendo suavemente hasta posarse en un arenal del barranco.

Cuando llegamos, allí estaba él con la boca abierta y el asombro en sus ojos. Acordamos no decir ni media. Total, quién iba a creer tremenda trola. Un mundo raro.

Un cuento chiquito. Juan Carlos Tacoronte.

Comentarios

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s