Paisanaje

Geroncio era de los pocos que ni la señaló ni tuvo que ver con ella. Él se bajó de la encarnada cargando sobre los hombros una caja pesada y pegó a caminar por la orilla hasta llegar al mentidero. Caía la tarde y el llano seguía extendiéndose y el aíre se iba llenando de rumores y de sabor amargo.

Un perro flaco y desamarrado se cruzó con él como si caminara sobre las puntas, parecía que la tierra tuviera fiebre. Al llegar al caserío las voces gruesas y el ruido de botellas en la venta le llegaron a sus oídos y decidió descargarse y coger resuello.

Dorotea Toledo había sido arrastrada y pelada al cero, algunas mujeres le habían quitado los andrajos y algunos hombres le pintaron sobre las nalgas, puta roja con cochinilla y la pasearon como un machango de los que se queman el miércoles de ceniza.

En la venta de Marcial Chinea brindaban y hacían risa los más valientes. Nos quedamos sin maestra pensó Geroncio, mala cosa esa, Dorotea no aguantó y se tiró por el risco. Nos quedamos sin maestra y ya nadie quiere hablar de eso. Un mundo raro.

Un cuento chiquito. Juan Carlos Tacoronte.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: